EL HOMBRE QUE NUNCA SE DETUVO - VALORES NATURALES


EL HOMBRE QUE NUNCA SE DETUVO
Siga estas reglas para lograr su propio infarto:
I.    Su trabajo es lo único  valioso. Los asuntos personales son secundarios. Entréguese de lleno a él, piense solo en producir. Usted tiene que ser un hombre o mujer de éxito, aunque lo disfrute en el cementerio.
II.   Trabaje sábados, domingos y feriados. Nada de descanso, nada de cine, nada de canas al aire. A lo mejor, las horas extras le reporten tano dinero para cuando le dé el anhelado infarto.
III.  Por las noches es peligroso ir al trabajo, lo pueden asaltar o secuestrar. Es mejor que lleve el trabajo a su casa. Cuando todos duermen, usted puede trabajar a sus anchas. ¡bienvenido el infarto!
IV. Nunca diga no a lo que piden que haga. Métase en todos los comités, consejos, comisiones, asociaciones, vaya a todas las reuniones.
V.  ¡usted es de acero! No tome vacaciones, ya las tomará cuando muera. El cementerio es un buen hotel de reposo. No hay ruido.
VI. Viaje solo por su trabajo. ¡angústiese, no duerma, grite, trate mal a sus subalternos! ¡usted es el o la jefe! Todos sus empleados irán a su entierro, pero para constatar que que lo hayan  enterrado bajo este rotulo:
“Aquí yace Inocencio Romero… de joven gastó su salud para conseguir dinero. De viejo, gastó dinero para conseguir salud. Sin salud y sin dinero: aquí yace Inocencio Romero”.

PREVENIR:
“El que no tiene cabeza para prever, tiene que tener espaldas para aguantar”

¿QUE ES PREVENIR?
Preparar, aparejar y disponer con anticipación lo necesario para un fin. Es prever o conocer de antemano un daño o perjuicio.

EL RECADO:
No siga las reglas de Inocencio Romero.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

0 comentarios :

 
copyright © 2010-2014 diseñado por colmillo blanco | resumenes